¿Por qué?

  ¿Por qué te vas tan pronto? ¿Por qué no duermes más? ¿Por qué te fuiste? ¿Por qué no vuelves? ¿Por qué no contestas? ¿Por qué miras a esa cosa así? ¿Por qué no descansas un rato? ¡¿Por qué?! Preguntas; preguntas que se amontonan desde que salía al recreo sin ganas de volver a ser el portero. Esta es una historia de amor, pero no es una historia bonita. Dicen que para ser feliz hay… Read more »